La revolución digital y el desarrollo tecnológico obliga a todo tipo de organizaciones  a transformarse en temas digitales. En pocas palabras, a rediseñar sus procesos  para aprovechar al máximo las herramientas digitales existentes, alcanzar sus  objetivos y liderar su sector